Sciutto:»No me siento de 40 años, estoy pleno y por eso sigo jugando»

Germán Sciutto renovó su contrato con San Isidro en estos últimos días. Tenía un primer acuerdo hasta diciembre y ahora lo extendió por el resto de la temporada. Una leyenda del club, que con 40 años transita su 11° año en los Halcones Rojos.

A pocas horas de ingresar al receso por las fiestas navideñas, Germán Sciutto renovó su contrato con San Isidro y seguirá defendiendo los colores del elenco cordobés por el resto de la temporada 2018/19. Un histórico de la casa que continúa dentro del plantel de los Halcones Rojos, en base a su esfuerzo, constancia, su experiencia y los minutos de calidad que entrega cada vez que ingresa al campo.

Antes de iniciarse la actual campaña y en el medio del armado del equipo, se había anunciado que el alero firmaba un convenio con el club hasta diciembre y que llegado el momento se iba a tomar una decisión. Hoy ya cristalizó esa continuidad y así lo explicó el propio jugador en diálogo con prensa AdC:

«El contrato era hasta diciembre para ver cómo me sentía. Y la verdad es que todo fue como me lo esperaba, hice una pretemporada para estos 4-5 meses pero pensando en jugar 10 meses y no imaginando en jugar solamente 5, pero es normal que más allá de haber jugado bien el año pasado ahora con 40 años pude haber despertado dudas en algún momento. Creo que mis compañeros y el cuerpo técnico me ayudaron mucho a que yo esté bien, en ningún momento aflojé nada y soy bastante testarudo en eso. Estoy convencido de que se tiene que entrenar bastante duro para jugar bien, y ese estilo de pensamiento es el que me hace estar hoy con 40 años y pueda seguir jugando».

El jugador viene promediando 4.3 puntos (40.9% en dobles, 28.3% en triples y 53.3% en libres), 3.0 rebotes, 1.7 asistencias y 1.2 robos en 19.1 minutos por partido. Jugó los 15 partidos que disputó San Isidro en lo que va de esta edición de La Liga Argentina, lo que marca su importancia dentro de la rotación que comanda el entrenador Sebastián Torre.

Nacido en Marcos Juárez, de 1.90 metros y 40 años (próximo a cumplir 41 en unos meses, ya que nació el 12 de marzo de 1978), Sciutto atraviesa su undécimo periodo dentro de la institución cordobesa (si tenemos en cuenta la temporada 1997/98 en la Liga B) con la que se inició en el profesionalismo. Su sentido de pertenencia, voz de mando, experiencia e inclinación al trabajo lo han transformado en toda una leyenda viva dentro de San Isidro, y eso también se palpa en el contacto cotidiano con sus compañeros de equipo, a los que Sciutto se siente agradecido.

«Estoy feliz por el presente que estamos teniendo como equipo, estamos en la cima y el club siempre tiene como objetivo estar en los primeros puestos, así que estamos muy contentos. Los jugadores que tenemos dentro del plantel son muy buenas personas. Es muy complicado no tener buenas personas o 1-2 jugadores que no piensen como el equipo y estar entre los primeros lugares del Norte como lo estamos hoy. La verdad es que tenemos jugadores muy profesionales, donde todos tiramos para el mismo lado y eso hace que todo sea más fácil. Creo que todo lo que ellos hicieron para que yo siga es muy bueno, porque el equipo está bien y que ellos hablen bien de mí la verdad es que me pone muy orgulloso».

Informe: Prensa AdC