Atenas sigue sin poder ganar de visitante

El Lobo derrotó 81-77 a Atenas de Patagones en el Poli Víctor Nethol, en un duelo clave dentro de la zona baja del Sur.

El goleador del ganador y figura excluyente de la noche fue Delvin Dickerson, autor de 25 puntos y 10 rebotes.

Arrancó mejor la visita, a partir de la presencia de su extranjero, Nqowbo, que lastimaba en la pintura y facilitaba tiros de los perimetrales cuando ajustaban su marca. Por el contrario, Gimnasia no encontró camino fácil al gol y dependió más de algún intento individual ante la falta de fluidez colectiva. Así, Atenas sacó la primera ventaja del partido, controlando a un local demasiado acelerado en el campo visitante.

Los triples de los del sur abrieron la brecha y al comenzar el segundo cuarto, Mauro Tartaglia mandó a la cancha a Dickerson y ésa sería la llave del partido. El norteamericano empezó a hacer de todo, pero su equipo no lo seguía. Por eso, Atenas, con una buena circulación ofensiva sacó la máxima luz del partido (28-19) , que por otra parte sería su mejor momento del juego. Allí hubo un quiebre en el partido. El entrenador mens sana pidió un minuto, retó fuerte a sus jugadores y, a la vuelta, estos le dieron la razón: con el moreno como estandarte el equipo mejoró la defensa, mostró otra actitud y el gol empezó a llegar con mayor fluidez.

Un parcial de 11 a 2 lo puso en paridad (30-30) y nunca más soltaría las riendas del partido. Se fueron al descanso con Atenas uno arriba (38-37) pero la sensación era que ya Gimnasia sabía cuál era la tarea.

Y la empezó a consumar en el tercer cuarto. Remolina condujo con eficacia, Zuvich hizo una fenomenal demostración de entrega en defensa y ataque, y Dickerson se encargó del resto. En la mitad de ese cuarto, el Lobo ya estaba 8 arriba (51-43), pero los visitantes encontraron goles fáciles ante descuidos del local y lograron emparejar hacia el final del cuarto (56-56).

La definición fue palo a palo. La paridad se mantuvo y nadie pudo sacar la ventaja que lo tranquilizara. Apenas un pasaje de los patagónicos hizo sembrar alguna duda en el Polideportivo (triple de Pau y dos dobles seguidos de Ngowbo a falta de 4.25 para el final), pero dos bombas de Remolina y Sesto trajeron tranquilidad a los hinchas del Lobo.

Y ya en el tramo final, fue más un partido de defensas que de ataques, Gimnasia no se equivocó y el extranjero visitante dejó pasar la chance cuando faltaban apenas 10 segundos queriendo volcar una pelota, errándole al aro y cometiendo su quinta falta en el rebote. Remolina lo sentenció desde la línea de libres y el último triple de Atenas, casi sin segundos para armar el tiro, se quedó corto y festejó Gimnasia.

Prensa Gimnasia