En abril del año pasado, el Banco Central autorizó la existencia de cajeros automáticos extrabancarios. Es decir, que a partir de entonces dejó de hacer falta que estén dentro de una entidad financiera.

Es que la Argentina es uno de los países de la región con menor densidad de terminales: 60 por cada 100.000 adultos, contra casi el doble que ostenta Brasil (120) y por debajo también de Uruguay (90).

Los especialistas coinciden en que se requieren de al menos 50.000 equipos más para cubrir el territorio. En la actualidad, hay apenas 16.500 (un tercio) desplegados por las dos redes que, hasta el momento, se reparten todo el mercado: 9.300 pertenecen a Link y 7.200 son propiedad de Banelco.

En este marco, aparece un tercer jugador que viene a patear el tablero. Se trata de Octagon, una compañía creada en Estados Unidos hace 12 años por el argentino Sebastián Ponceliz y que vino con un ambicioso objetivo: colocar 2.000 cajeros quioscos, supermercados, estaciones de servicio y cantidad de locales de otros rubros durante su primer año.

Además, promete que sus cajeros tendrán funcionalidades de última generación y con un modelo en el que los comerciantes e inversores también pueden obtener rentabilidad en un mercado virgen a nivel local.

(iProUP)